Katherine Mardones, triunfando desde Peñalolén

La destacada karateka, formada en nuestros talleres de la Corporación Municipal de Deportes de la mano del formador Hugo Lagos; ha tenido un destacado 2017 y cuyo mayor logro, fue el Oro en el Panamericano Junior, realizado en agosto pasado en Argentina.

A sus 20 años, Katherine Mardones se encuentra en un excelente momento deportivo. Tras 12 años practicando el karate, hoy debe compatibilizar su pasión deportiva con sus estudios en Química y Farmacia en la Universidad de Chile.

Es difícil. Sin embargo, la familia es fundamental en esto, pues te facilitan las cosas. Al comienzo estaba desorganizada, pero con el paso del tiempo, vas organizando tu rutina”, nos cuenta.

Actualmente, es parte de la selección Nacional de Kárate, así como de la Selección de Kárate de la Universidad de Chile, con quienes participa regularmente de los torneos de la Federación Nacional Deportiva Universitaria (FENAUDE).

Oro Panamericano y Plata Sudamericana

En agosto recién pasado, consiguió el Oro en la modalidad kumite de la categoría -61kg Under 21, en el Panamericano de Kárate Junior, Cadete y Sub 21, realizado en agosto pasado en Buenos Aires, Argentina.

Asimismo, en julio obtuvo Plata en el Sudamericano Junior, Cadete y Sub 21, realizado en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

“Fueron logros muy importantes, pues son el fruto de un trabajo previo, que combina entrenamientos mixtos junto a la selección y en el dojo de Hugo Lagos, mi formador en Peñalolén”. Junto con ello, Kathy se apoya en el Psicólogo Deportivo, Diego Madrid del staff de la Corporación de Deportes, quién ha sido pieza importante en la otra mitad de un combate: la psicológica.

Él me ha ayudado a plantear mejor los combates, a cómo resolverlos sin caer. Esto me ayudó a ser más consciente de las peleas”, puntualiza. “Si eres muy emocional, pones en riesgo el combate. Por eso, debes equilibrar mitad razón, mitad emoción”.

Además, Mardones se apoya con entrenamientos mixtos, vale decir, junto a la selección nacional y, por otro lado, en el dojo que la vio nacer: “El sensei Hugo conoce mis fortalezas y debilidades, sacando lo mejor de mi y potenciando mis habilidades. En la selección en cambio, mi objetivo es medirme con karatekas superiores a mi nivel para exigirme más. El roce brinda experiencia”.

Inicios en Peñalolén

La historia de Katherine estuvo medianamente ligada al karate a través de su hermana Selma, quién la llevó a los talleres de la Corporación de Deportes, de donde también fue alumna. Apenas tenía 8 años.

“Me gustó mucho la disciplina implícita en el kárate. Su rigor y orden. No era un deporte común y eso me llamó la atención. A los 12 años me incliné por el kumite (combate), para poder optar ingresar a la selección y alivianar la carga de los entrenamientos, al dejar el kata (formas) de lado”.

Tal sueño llegó a los 13 años, en donde fue reclutada para ser parte de los mejores del país, tras conseguir los puntajes necesarios para ello en los torneos Regionales y Nacionales. “Si te va bien en estos, te llevan a los Sudamericanos y a los Panamericanos, donde debes rendir y conseguir mejores puntajes”. A los 16 años consiguió su primer Oro Panamericano en la categoría 16-17 años -59kg.

“En la selección te topas con gente más experimentada, y el foco es el profesionalismo. En el dojo, el ambiente es más familiar, es como volver a casa.”

Actualmente se prepara para el Mundial de Kárate Sub 21 en Tenerife, España; a realizarse el próximo 25 al 29 de octubre, donde “ya estoy pensando las estrategias para conseguir una medalla”, sentencia.

Tu opinión nos interesa